Please Print (A Journaling Rant)

Please Print (A Journaling Rant):

I see so many that I know discussing how important their digital journalling app of choice has become for this purpose and… my heart sinks. I feel so sad for them. The reason….

None of these apps will be around.

Likely not in 10 years. Certainly not in 20 or 30 or 50.

He usado varios programas y apps como Momento y Journey, pero todo lo he migrado a ficheros de texto plano con Markdown. Escribir digitalmente mi diario me funciona mejor. Por otro lado, prefiero escribir mis oraciones con papel y lápiz.

El punto de Patrick Rhone sigue siendo válido. Tengo discos duros IDE que pronto ya no podré leer, por más texto plano que sea. El papel nunca será obsoleto, incompatible o desfasado. Debería imprimir mi diario.

Escribiendo en mi diario a diario

Para el mes de Abril que pasó me propuse escribir en mi diario todos los días. Cada mañana, en lugar de revisar mi correo y feeds RSS, lanzaba Momento app. A veces mi intención era escribir algo breve, mas por inercia terminaba escribiendo entradas largas.

Cada puntito naranja es una o más entradas en mi diario, uno azul es uno o más feeds propios (este blog, Twitter, Facebook, etc).

How to keep a Journal

How to keep a Journal:

Each year, on her close friend’s birthday, the two of them go out to celebrate. This year Darlene told her friend what they had done for each of the last five birthdays, “She couldn’t believe it. She was really impressed; it was gone from her mind,” Darlene says. “I tell people to keep this kind of journal, and nobody values it until they do.”

It’s not too late to start your own journal. No matter how little you write, or how irregularly, it can yield rewards in the coming years that will be worth far more to you than the minutes you invest in it today.

Journalling

Estuve leyendo un muy interesante artículo sobre journalling. Siempre entro en discusiones existenciales de cómo llevar mi journal: si en formato electrónico o escrito en papel. Y si es en papel, escoger una libreta apropiada. Entonces empiezo una libreta con muchos ánimos y pronto cae en desuso. Es un desastre.

Por otro lado me digo a mí mismo, no importa el medio ni las muchas formas en las que quieras escribir, siempre y cuando estés escribiendo y produciendo algo. Es al menos mejor que tener paralisis de análisis y no hacer nada. Es mejor probar y fallar a andar dándole miles de vueltas y nunca hacer nada — algo que sucede realmente con muchos otros proyectos míos (Retrazos, I’m looking at you).

Los medios du jour son: Momento en el iPhone, mi Journal Comic de papel, mi Journal Comic en la web y a veces mi cuaderno Levenger Circa.
Ando con ganas e ideas locas de usar o probar como journals: este blog (duh), oootra libreta/cuaderno y mi Palm. Sigh.

Ultimamente ando diciendo “No” a muchas cosas por factor tiempo, pero a esto le digo un “Sí” rotundo. Esto es importante para mí y deseo separarle tiempo y volverlo un hábito permanente. Pero de aquí a un tiempo se me bajarán las ganas y entonces lo abandono. Y luego me vuelvo a animar y vuelta al asunto. Es la historia de mi vida.

“Querido Diario…”

Leyendo Ask Metafilter (siempre me digo que voy a bloguear sobre este site y nunca lo hago) siempre por ahí sale alguna pregunta notable. Alguien preguntó cómo hacer su diario interesante y me hizo recordar el descuidado hábito que tenía de mantener un diario. Con la proliferación y popularización de internet, el escribir cosas íntimas en este blog como lo hacía al principio se me hizo más restrictivo. Hoy trato de tener más cuidado y de proveer suficiente contexto para evitar malentendidos.

Quisiera volver a retomar el hábito de escribir un diario. Lo he hecho de manera muy esporádica, y a veces lamento no tener cómo mirar atrás. Es interesante como aquellas cositas que en su momento eran triviales, años después son importantes y relevantes, como por ejemplo el contexto de cuándo sucedió tal cosa, o la pasajera mención de una persona que, años después, ya no está presente.

Mantener un diario tiene ciertos beneficios. Tener el hábito de escribir siempre es bueno. Así como al ejercitar regularmente un músculo lo hace fuerte, ejercitar constantemente la escritura es altamente beneficioso. Recientemente escribí el plan de trabajo para el Campamento de Jóvenes de mi iglesia del próximo año, y Neil me felicitó por la escritura, animándome a seguir cultivando ese talento para el servicio del Señor.
Otro beneficio que me ayuda bastante es a tener las cosas claras. El hecho de escribir lo sucedido durante el día o las circunstancias generales te ayuda a meditar mejor al respecto, dado que tienes que plasmarlo en palabras primero. Muchas veces he resuelto dilemas o tomado decisiones al terminar de escribir. En otras veces, cuando he tenido que explicar lo que sucedió el día anterior he recitado lo que he escrito en mi diario, fluídamente ya que todo ya había sido pensado y puesto en palabras de antemano.
No por nada Sir Francis Bacon escribió: “Reading makes a full man; conference a ready man; and writing an exact man.”

Ultimamente he estado teniendo relativo éxito cumpliendo tareas diarias, así que eso me anima a intentar volver al hábito de mantener un diario. El problema no es tanto volver al hábito sino encontrar tiempo. Creo que necesito hacerme una especie de Horario tipo colegio para repartir todas mis tareas y responsabilidades en la semana.

Jaja, ok, esa es una buena idea.