Logbook your 2019

Logbook your 2019:

I’ve been keeping a logbook since 2014, and it’s become one of my most important tools. I use a logbook to track my life, capture ideas and experiences, and remember my days.

I encourage you to try one this year.

El título original del post era “Logbook your 2018.” Ya estamos más cerca del 2020 y sigue siendo una buena idea.

La escritora prolífica

Si tuviese que adivinar, diría que ella ya había escrito cerca de 200 palabras.

Era una señora en sus cincuenta, sentada un par de asientos más adelante de mí en el bus con destino a Ica. Estaba escribiendo un Status Update de Facebook en su celular que había alcanzado ya un nivel literario épico. Las palabras fluían de sus dedos sin detenerse mucho a pensar.

La curiosidad me ganó y, haciendo un esfuerzo, husmeé:

“…el silencio reinaba y quería […] romper los lazos que me ataban a una realidad de la cual quiero escapar”

¿Y si su fluidez se debía no a una facilidad para las palabras sino a una mera transcripción? ¿Una canción o un verso? Una rápida búsqueda en Google me hizo descartar esa teoría. She’s the real McCoy!

“Quizás es una blogger,” le dije bromeando a Thalía, con un tizne de envidia.

De blogs, el pasado y cambios

Acabo de terminar de leer todo mi blog, de principio a fin. ¡Cómo he cambiado! Hay varios posts que me dan vergüenza, jaja, era demasiado irreverente.

Y no solo yo, muchas cosas han cambiado. La persona común no tenía ni celular ni mucho menos acceso a internet. En esas épocas había que convencer a las empresas que necesitaban una página web, diciéndoles que es el futuro, y pocos apostaban. Hoy todos tienen al menos una amiga vendiendo ropa por Facebook.

Los blogs estaban en un proceso de maduración. Recién los feeds RSS se estaban estableciendo, junto con los Trackbacks. El concepto del tumblelog fue absorvido por los motores de blogs, haciendo el feature característico de Tumblr irrelevante.

Oliver y yo blogueábamos en nuestra burbuja, ignorantes que había toda una galaxia de blogs peruanos. Eramos pioneros sin saberlo.

Lo que me sorprende es la cercanía que teníamos entre bloggers, bastaba hacer una pregunta a alguien en mi blog y él o ella respondía en su propio blog o en un comentario. Nos leíamos unos a otros, facilitado por los Planets.

Me hace gracia leer cuando abrí mi cuenta en el muy nuevo Twitter, quien junto a Facebook eclipsaron los blogs, centralizaron la información y nos convirtieron en productos. Anhelo ver el día que Facebook caiga tan rápido como subió y recuperemos el control de nuestra información y privacidad.

No recordaba para nada que había escrito en mi blog cuando empecé a leer Dune de Frank Herbert. Ahora ya sé que fue Savre quien me convenció de leer el libro; hasta entonces sólo conocía algo de Dune por los juegos de Cryo y Westwood para PC y la película de David Lynch (y estoy cruzando los dedos para que el próximo remake tan bien como Blade Runner 2048).

Me he inspirado a mí mismo (jaja) y estaré retomando prácticas de antes como publicar fotos casualmente o escribir posts super breves.

Me sorprende que muchas veces he dicho que debo escribir más en mi blog. Está claro que siempre he estado descontento con mi output y siempre el pasado me ha parecido mejor.

Sin querer soy dueño de una reliquia de internet, pues vengo escribiendo en mi blog desde el 2001. Muchos websites y blogs ya no existen, hay links rotos por doquier. Algunos se han mudado o cambiado sus permalinks y algunos pocos aún siguen de pie.

Espero que los blogs resurgan, sin importar si es con otro nombre. Aquí en mi rincón de internet, yo haré mi parte.

El retorno a la inocencia

Estando con mi esposa en casa de mi Mami, recordé cierta vez que mi Papá preparó un dulce chino que venía en polvo, cuyo aspecto era más a arcilla que a algo comestible. Estaba tratando de describírselo a Thalía cuando recordé que había publicado una foto en mi blog y me puse a buscar esa entrada en mi smartphone.

En ocasiones otras personas me han comentado que se quedaban pegados por horas leyendo mi blog. Esta vez me ocurrió a mí. No estaba seguro en qué año tomé esa foto, pero tenía cierta idea porque recordaba la cámara que usé. Así me quedé pegado dos días leyendo mi propio blog, cautivado por mis propios escritos. Me resultó extraño encontrarme interesante a mí mismo.

Por motivos de tiempo y prioridades, este blog había pasado a un plano de menor importancia. Sorprendentemente, ahora me siento inspirado por mí mismo a volver a escribir espontáneamente como antes: anécdotas, conversaciones, escritos breves de una línea, pedazos de código, etc.
Anoche recordé cuando leía el Recent Log de Advogato en mi Palm con Plucker y me alegré al ver que Advogato está casi intacto como lo dejé. Siento nostalgia de aquellos días donde los blogs reinaban y las redes sociales con sus Likes y Retweets no habían siquiera nacido. Y creo que no estoy solo.

Empieza un nuevo año; quizás sea buen momento para reubicar mi blog en mi lista de prioridades. El tiempo y las energías ya no son las mismas, pero el espíritu permanece.

A propósito, ya no recibo tantos comentarios como antes. ¿Cambiamos eso también? :)

Pencil Does Not Fade

Pencil Does Not Fade:

A cursory search on the internet shows most people stating as fact, “Writing in pencil will fade over time.” Rather than trust the opinion of some random dude on Yahoo Answers who hasn’t even read an article on the subject, I thought I would ask some people who could give me better direction. So I contacted the National Archives. They were happy to answer my questions quickly and provide helpful references. After a few email exchanges with people who spend their time in historic documents, here is the bottom line for those wondering if writing in pencil will fade.

Happy 10th Birthday, Daring Fireball

Happy 10th Birthday, Daring Fireball:

Daring Fireball remains exciting, because John Gruber has made Daring Fireball his home on the Internet. It reflects exactly the ethos he finds appropriate. It is a testament, still, to the power and potential of writing on the web, to the blogger as auteur, and to the sometimes hopeful and sometimes enervating integrity that can follow.

Weblogs de la altura de Daring Fireball hay pocos. ¿Que cumplan diez años de excelencia? Un gran mérito para John Gruber, la aspiración a imitar de muchos escritores.

Please Learn to Write

Please Learn to Write:

Writing appears more forgiving because there is no compiler or interpreter catching your its and it’s issues or reminding you of the rules regarding that or which. Here’s the rub: there is a compiler and it’s fucking brutal. It’s your readers. Your readers are far more critical than the Python interpreter. Not only do they care about syntax, but they also want to learn something, and, perhaps, be entertained while all this learning is going down. Success means they keep coming back – failure is a lonely silence. Python is looking pretty sweet now, right?