The Auteur Forum: Mechner and Chahi on Inspiration

No puedo creer que no haya publicado esta entrevista de Gamasutra aquí en mi blog. Dos leyendas de juegos de video: Eric Chahi (Another World) y Jordan Mechner (Karateka, Prince of Persia, The Last Express, etc).

Mi parte favorita es cuando hablan sobre inspiración.

Jordan Mechner:

In all creative fields, innovation comes from combining things that haven’t been put together before. If you immerse yourself too single-mindedly in your chosen art form, whether it’s video games, movies, comics or whatever, your work can easily become just a reflection of what others are doing in that field, rather than breaking new ground. A game should be about something, not just about other games.

Eric Chahi:

Video games, like other expressive forms, cannot exist in a vacuum, they cannot feed on themselves. Video game creators draw from the real world, from their passions. All these inspirations brew in their subconscious until they find their definitive form, whether it ends up as something new or not.

Léanlo ya.

El Odyssey2 de mi infancia

La primera consola de juegos que tuvimos en nuestra infancia fue un Odyssey2 de Magnavox/Philips. No tengo ninguna memoria de cuando la compraron, en lo que a mí concierne siempre ha estado allí. La consola incluía el cartucho de tres juegos Speedway!/Spin-Out!/Crypto-Logic!

Una Navidad Papá nos regaló cartuchos a cada uno. A Lucy, Bowling!/Basketball!; a Juampa, UFO! y a mí, Cosmic Conflict! Koki se compró The Quest for the Rings, que integraba un juego de mesa con una historia Tolkienística, lo cual era revolucionario para su tiempo. La sola presentación de la caja y manual es excepcional.

Mis primos tenían otros juegos, pero sólo recuerdo Alien Invaders – Plus! que jugamos en la casa de uno de ellos. Es un clone de Space Invaders, pero con mejor ilustración de portada.

Como Papá trabajaba en la distribuidora de Philips, llegaban nuevos juegos constantemente. Los fines de semana él tomaba prestado algunos cartuchos para nosotros. Dos juegos que me gustaron de manera sobresaliente fueron K.C. Munchkin! (un clone de Pac-Man que se convirtió en el Halo del Odyssey2) y Pickaxe Pete!
Papá compró o le regalaron un cartucho al que nadie le daba interés y no se vendía, Keyboard Creations! que no era un juego sino para crear títulos o anuncios. Recuerdo que yo me puse a ver cómo funcionaba, creaba mensajes, cambiaba de colores la pantalla, etc. No era divertido como un juego, pero me parecía entretenido a mi modo.

En la calle Castrovirreyna había un lugar al costado de lo que fue el instituto de inglés One World (hoy, un templo Mormón), donde alquilaban videos en VHS. En su letrero decía que alquilaban también juegos de Odyssey y Atari, pero cuando Juampa y yo fuimos desconocían totalmente del asunto. Salimos decepcionados. Tenía la esperanza de conseguir el Computer Intro! para programar el Odyssey (aunque viéndolo ahora no iba a poder programar juegos como me lo imaginaba).

Un amigo de colegio tuvo también un Odyssey2, pero sólo le quedaba la caja de un cartucho, Attack of the TimeLord! Fue emocionante descubrir un nuevo juego del Odyssey, cuyo dibujo de portada era alucinante. Este cartucho funcionaba con The Voice, un dispositivo que conectabas a la consola y sintetizaba voces. ¡No sabía que todo eso existía!

Trabajando en la antigua tienda de Philips encontré un poster gigantesco de juegos del Odyssey2, pero tenían todas las portadas distintas. Eran las versiones Europeas, donde los cartuchos se llamaban Videopacs. Al principio pensé que eran otros juegos nuevos, pero eran los mismos con ilustraciones diferentes y, en mi opinión, más geniales. Comparen, por ejemplo la versión de Estados Unidos de PickAxe Pete! con la versión Europea.

A nuestro Odyssey2 se le malograron los controles. En uno de ellos el botón de disparo se presionaba permanentemente, mientras que en el otro se presionaba hacia la derecha. Juampa y yo los desarmamos para ver cómo funcionaban y no es complicado. Un día de estos debo animarme a repararlo con la ayuda de Oliver. Mi plan es tenerlo funcionando con este cartucho 233-en-1 (!!!) para pasar horas de diversión en familia.

Con Thalía hemos jugado usando el emulador O2EM, y nos hemos divertido mucho ya que los juegos son sencillos y bien accesibles. Si se animan a jugar en pareja les recomiendo Showdown in 2100 A.D.!, War of Nerves! y Spin-Out!

Para satisfacer la curiosidad geek, el Odyssey2 tiene un procesador Intel 8048 a 1.79MHz, 64 bytes de memoria RAM (128 bytes para audio y video) y una ROM de 1K. La resolución es de 160×200. El video y el audio lo maneja un procesador 8044 o 8045 (NTSC o PAL, respectivamente). Los cartuchos tenían 2K, 4K u 8K de memoria.

Los “muñequitos” que usualmente salen en los juegos son caracteres grabados en la ROM, con la animación de caminar en ambos sentidos (derecha e izquierda). Así se ahorraba memoria, usando los caracteres de manera creativa. Un tipo de enemigo de UFO! es en realidad un signo “+” y una “X” alternándose rápidamente.

Finalmente, la trivia más sorprendente de todas es que la mayoría de juegos fueron programados por una sola persona, Ed Averett:

I was the only game designer for Odyssey 2 after the first few games were done by their engineering department. I have no idea how many game designers Atari had, but I was pretty busy keeping up with them. So even though Odyssey had only 10% of the market, most of that 10% was made up of games I designed. Since they were paying me a royalty on each game shipped that I designed, and everything I designed sold out for four years all over the world, I would feel bad about complaining too much.

How I write and time-manage

How I write and time-manage:

I was asked a few times by some very nice people at WWDC this week how I manage my time between Instapaper and Tumblr, and how I write essays here that occasionally make sense. If you’ll forgive my auto-back-patting, here’s the answer I gave, and I think it’s worth sharing with you because you can do the same sort of thing for your benefit.

No se cómo me perdí de leer este artículo de Marco Arment (es de Junio).

Estuve asintiendo con la cabeza en esta parte especialmente, pues coincide con lo que estoy haciendo en estos días:

[…] it’s easier to be highly productive when you only have a limited time window in which to do so. It’s easier to perform an amazing, in-the-zone, four-hour block of work on a Friday night if I’m leaving town the next day and I know that it’s is the only chance I’ll get all week to work on Instapaper.

Overcoming Project Guilt

Overcoming Project Guilt:

But people who do not have a family to care for don’t even realize how much free time they have. They can even afford to waste some, because they have it in such abundance.

Not so with the family man (or woman). I have a wife, six kids, a full time job, a decent sized house, 1.5 acres of land, and lead a small group bible study. I cannot possibly pump out side projects at the pace of a single 20-something living in an apartment in San Francisco. The sooner I realized that, the sooner I could let things go and be at peace.

Paris and the Data Mind

Paris and the Data Mind:

This was my life. My life just a few months after getting a Fitbit. I spent evenings hunting Google Maps for walks—new walks, green-lined, meandering walks. Work continued to bring me to new cities, and with each unexplored urban space I felt my chest tighten with excitement; fresh ground to explore, more steps to be had.

Walking is different than biking or driving down a street. Heads stuck in smartphones, we miss the humanity of the scenes we pass. Yet using that same technology we can call up with atomic granularity the time and place of a meeting with a dear friend years back. Sometimes those two spaces collide—technology creating an almost psychic, projected awareness of the here and now.

Cada vez que releo este artículo me dan ganas de salir a caminar. :)

Y luego de leerlo no se pierdan los comentarios adicionales del autor en su blog.

Septiembre 2012 – Resumen Fotográfico

Meses atrás intenté abrir una cuenta en Netflix, interesado en poder ver películas legalmente. Es gracioso que sea tan difícil y ver películas ilegales sea mucho más fácil. El hecho es que Netflix rechazaba mi tarjeta. Ahora en Septiembre, Thalía hizo el intento con la suya y funcionó.
Nos gusta ver series de televisión. De momento estamos viendo Jericho, 24 y Criminal Minds. No tienen una selección abundante, pero con las series que hay tenemos para rato.

Hicimos nuestro debut musical con Guitar Hero Arcade. :) Hacía tiempo que quería jugarlo. Lo más cercano hasta entonces fue Frets on Fire en una PC, con guitarras construidas por Aleks sobre la base de la guitarra de juguete de su hija, jaja.

La gran noticia es que, gracias a Dios, ¡estamos esperando nuestro primer bebé! Estamos muy felices y entusiasmados, es un gran cambio y un gran paso para nuestras vidas y es de lo más emocionante. Según la ecografía posterior, ya tenía cinco semanas de embarazo. Son fascinantes los ecógrafos, ahora que he visto uno de cerca.

“Papá, yo también te tengo una noticia…”

Coincidentemente, nuestra gata Niza también está esperando mininos. Ya anda por toda la casa buscando el rinconcito apropiado para tenerlos, aunque todavía le falta. Se ha vuelto más cariñosa y le gusta estar más tiempo con nosotros.

La mala noticia es que Mushu no es el padre, sino un gatito siamés. Lo siento, Mushu.

Mi suegro jugó en la Olimpadres de San José, fuimos a hacer barra en el partido de basketball. Como suele pasar, el arbitraje no fue muy justo y nos quitaron puntos.

No recuerdo el puntaje final, pero empatamos.

En la Reunión de Jóvenes tuvimos una reunión especial, el Banquete de Primavera. El Sábado más próximo al inicio de la primavera tenemos un programa especial donde invitamos a los chicos a pasarla bonito juntos y escuchar un mensaje de la Palabra de Dios.

Pedro dio el mensaje, acerca de David.

Tuvimos la visita de Ratchet cortesía de Fabián. :)