Adiós, Wunderlist

Wunderlist es la aplicación de to-dos que utilizo en mi computadora y mi smartphone. Junto con mi calendario, es una pieza clave para organizarme. En Junio del 2015 anunciaron que habían sido comprados por Microsoft y que descontinuarían la aplicación. Odio cuando estas cosas pasan. Empecé a buscar alternativas, pero los días se convirtieron en semanas, las semanas en meses, los meses en años y Wunderlist seguía funcionando, así que me despreocupé del asunto.

Hasta esta semana cuando, al entrar a la aplicación en la web, me salió un landing page invitándome a migrar al nuevo Microsoft To-Do. Tarde o temprano iba a ocurrir y, para ser 2019, ha sido bastante tiempo. Probé la opción de migrar mis to-dos y listas, pero Microsoft To-Do es sumamente lento para inicializar y está enfocado a integrarse con el resto de Office 365 del cual no soy su público objetivo.
Es una gran pena y una decepción. El escenario ideal era que Wunderlist mejorara, y han hecho todo lo contrario. Christian Reber, el creador original de Wunderlist, expresó su deseo de comprar Wunderlist de nuevo a Microsoft, pero no ha rendido frutos.

Creo haber encontrado mi reemplazo ideal con Todoist. No puedo replicar el flujo de trabajo que tenía con Wunderlist (no hay concepto de Starred Items en Todoist), pero estoy tomándolo con una mente abierta y dispuesta a cambiar mis procesos, esperando descubrir algo mejor. Todoist tiene Priorities y Labels y muy útiles atajos. Por ejemplo, estando en un Proyecto A puedo crear un to-do para el Proyecto B sin necesidad de cambiar de Proyectos. Solo escribes el nombre precedido de un hash (“#”) y Todoist te muestra una lista, con autocompletado. Wunderlist no tiene eso.

Y así, Todoist tiene varias cositas que me gustan. Lo seguiré probando por un par de meses más pero estoy casi convencido que mi búsqueda terminó.

“Does it line up with the person I want to be in my kids life?”

Havilah Cunnington:

Today I said no to something I really wanted to do. Like one of those things I’d waited for for a really long time & when I took the call my heart got all excited. Yeah, it’s one of those things. ⠀

I jumped off the phone to tell Ben my exciting news, but even as the words left my mouth, I realized it wasn’t going to work. You see, the kids start school this week & I wanted to be there. Could I have made it work? Absolutely. Does it line up with the person I want to be in my kids life? No. So, as quickly as the excitement came so did my sadness.⠀