La Llave: Cómo aprender Inglés


Hannah y Eric observaron, por un corto instante, el interior de la biblioteca del Abuelo. El cuarto parecía interminable, lleno de estantes y libros por doquier. Hannah abrió los ojos de perplejidad y sintió grandes deseos de entrar allí y recorrer con sus dedos cada uno de esos libros coloridos. Eric intentó en vano contarlos, habían docenas de docenas de libros que alcanzaba a ver a través de la abertura de la puerta.
El Abuelo apareció repentinamente ante ellos, un tanto incómodo que estuviesen “espiando” su biblioteca. “Estos descuidados niños arruinarán mis libros y desordenarán todo si les dejo entrar,” le decía el Abuelo a la Abuela.
Hizo una sonrisa y desempolvó los dos libros que acababa de escoger de la biblioteca. Ninguno de ellos era tan grueso como los que Hannah había visto adentro.

– “Peces,” dijo el Abuelo, y le alcanzó el libro de peces a Hannah. Ella lo miró e hizo un gesto de agradecimiento con la cabeza.
– “Alejandro Magno,” pronunció nuevamente mientras le entregaba el segundo libro a Eric. “Gracias,” respondió inmediatamente.
El abuelo sonrió quedamente. “Cuiden esos libros… y ahora váyanse de aquí.”

Hannah y Eric dieron media vuelta y caminaron a su cuarto. Eric se detuvo al doblar la esquina y miró a escondidas al Abuelo, quien metía su mano en el bolsillo de su chaqueta para sacar…

…la llave.

El Abuelo cerró la la puerta de la biblioteca y antes que pudiese ver a Eric, el muchachito corrió a su cuarto, saltó a su cama y se tapó con las frazadas.

Al día siguiente, el Abuelo había salido temprano con sus caballos a la ciudad y los chicos estaban solos con la Abuela. Estaban comiendo huevos revueltos y jamón en el desayuno cuando Hannah no pudo aguantar las ganas y tuvo que preguntar:
– “Abuela, ¿podemos entrar a la biblioteca?”
La Abuela miró a la pequeña y le dió una de esas dulces sonrisas que la hacen ser la Abuela.
– “Oh, ¿y por qué querrías entrar a la biblioteca? ¿El abuelo no te dió anoche un libro de peces?”
– “Oh sí, sí, pero ya terminé de leerlo y no tiene muchas figuras.”
– “Yo también terminé mi libro,” dijo Eric soñoliento, “y no era un buen libro.”
– “El Abuelo tiene muchos libros en la biblioteca,” dijo Hannah. “Seguramente debe tener libros con más peces, de los de colores.”
– “Bah,” dijo Johan, quien no estuvo presente en la noche anterior. “No sé qué tanto interés tienen en la biblioteca si el Abuelo ya les ha prestado docenas de ellos.”
– “Pero el Abuelo siempre saca los delgaditos, nunca presta los gruesos… ¡los de colores!” contestó Hannah.
– “¿Y qué? Los libros gruesos tienen sólo letras y a tí solamente te gustan ver las figuras.”
– “Eso no es cierto,” dijo Hannah indignada. “Yo puedo leer tan bien como tú.”
Eric terminó de morder su pan y dijo:
– “Pues yo también quiero los libros gruesos. Quiero leer más acerca de los grandes hombres.”
– “Bah, grandes hombres.”
– “Te pierdes de mucho, Johan. El Abuelo nos saca los libros más cortos, pero dentro de la biblioteca… adentro hay un tesoro.”
– “¿De verdad?” preguntó Hannah, abriendo los ojos.
– “Se refiere a los libros, tonta.”
– “Oh Johan, ¡tú eres el tonto!”
– “Chicos, chicos, no peleen,” interrumpió la Abuela. “¿Realmente quieren entrar a la biblioteca del Abuelo?”
Los ojos de los chicos brillaron.
– “Sí.”
– “Oh, sí, sí.”
– “Um, no.”

La Abuela ignoró a Johan y sonrió a Eric y Hannah mientras sacaba una llave gastada de su bolsillo…


Hello and welcome
Hay una biblioteca llena de libros, artículos, enseñanzas, personas y oportunidades que están encerrados bajo llave. Todos esos recursos valiosos podrían estar a nuestra disposición de no ser porque hay una barrera que nos impide llegar a ellos. Esa llave, esa barrera es el Inglés. Las traducciones en español que llegan a nuestras manos son atrasadas o incompletas, muy raras veces podemos obtener la totalidad del conocimiento que está expresado en inglés. El español es un Abuelo muy selectivo. Solamente tenemos los libros delgados, los que se venden bien, los que tienen más pegada, mientras que los gruesos, los especializados, los que nos interesan, ¡los de colores! están cerrados con esa llave llamada inglés.

Querrámoslo o no, el inglés es la lingua franca actual. Gran parte de las películas, música, libros y productos que recibimos están en inglés, pues provienen del extranjero, principalmente Estados Unidos. Que esta tendencia nos guste o no es ortogonal a lo que estamos perdiendo: recursos de conocimiento valiosos.

Los documentos más recientes, los descubrimientos importantes, las noticias urgentes aparecen en inglés. Si no sabes inglés, te estás perdiendo de todo eso. Hoy en día la tecnología y el conocimiento avanza a un ritmo veloz, hay que estar constantemente actualizándose y manteniéndose al día — y la vanguardia está escrita en inglés.
Si realmente te interesa mejorar en tu carrera y crecer como persona (más de esto en otro post), aprender inglés te será una habilidad increíblemente útil. Trata de imaginarte por un instante cómo sería tu vida si no supieras leer ni escribir. ¡Tendrías una enorme desventaja frente al resto del mundo! Y no es muy diferente a no saber hablar ni escribir en inglés.

But do I really need English in my life?
Obviamente, puedes vivir el resto de tu vida sin saber inglés. Lo cierto es que vas a vivir con una seria desventaja contra aquellos que sí conocen ese idioma, lo dominen o no. Puedes perder oportunidades, aprender conocimientos clave, contactos, traslados y un largo etcétera. Les digo en serio y honestamente, no se qué sería de mi vida hoy si no supiese inglés. La práctica totalidad de cosas que leo cada día están en inglés, toda mi carrera se mueve en inglés, el 90% del conocimiento que tengo acumulado lo he obtenido de fuentes en inglés. No tengo restricciones ni barreras para aprender algo nuevo que está escrito en inglés — y todo esto se lo agradezco enormemente a mis padres.

No, no necesitas Inglés para vivir, no es un requisito indispensable. Todo se reduce a qué tan alto aspiras, qué tan lejos quieres llegar, qué tanto quieres crecer y desarrollarte como persona… y qué barreras estás dispuesto a superar para lograrlo.

El conocimiento es poder.

Is it difficult?
Depende mucho de cada persona la dificultad que tenga para aprender un nuevo idioma. A algunos se les hace ciertamente fácil (y esto tiene mucho que ver con la costumbre de aprender, los patrones de aprendizaje que ha obtenido y el nivel de actividad al que sujeta su cerebro — materia de otro post), mientras que a otros se les hace verdaderamente difícil.

Mucho tiene que ver también la actitud. Ya perdí la cuenta de cuántas veces he intentado enseñarle a mi Mamá a usar el microondas, pero es como si ella hubiese decidido subconcientemente que es difícil y que no lo puede aprender. [1]

Si te has convencido a tí mismo que es difícil, pues es difícil.

En cambio, si decides probar y ver con una actitud abierta y deseosa, descubrirás sin prejuicio alguno si realmente es difícil o no. Si te resulta difícil, al menos podrás decir que lo intentaste.

Como todo en la vida, para aprender Inglés tienes que quererlo. Si realmente quieres aprender inglés, sumérjete en ese lenguaje, empápate, llena tu vida de inglés. Canta en inglés, habla en inglés, repite lo que escuchas en inglés, lee en inglés, piensa en inglés.
Busca amigos que conozcan inglés. Si no tienes amigos, métete a un chat donde hablen todos inglés (qué fácil lo tienen los chicos de hoy, de verdad). Mira tus películas en inglés. Tapa los subtítulos o configura tu DVD para ver la película enteramente en inglés.

No seas ignorante.

No, no vas a entender nada al principio, y no te desanimes por ello. Todo viene con la práctica constante. Es cuestión de persistir y ser disciplinado.

Oh, una observación: no intentes educar tu oído escuchando canciones en inglés. Varios artistas pronuncian horriblemente (y cantan horriblemente también), y su interés es, en varios casos, melódico. A menos que sea Frank Sinatra o Paul Buchanan, olvídalo. Si es Axl Rose, huye como la plaga. :)
Si quieres educar tu oído, en internet hay bastante de los llamados podcasts. Hay de todo, comedias, noticias, conferencias, libros, entrevistas, etc. De verdad que hoy la tienen tan fácil…

Do I have to master it?
Depende mucho de qué es lo que aspires. Si lo que quieres es tener oportunidades en el extranjero, obviamente es obligatorio que domines lo mejor posible el lenguaje.
Si lo que quieres es poder leer y mantenerte informado sobre los avances recientes en tu carrera, podrías sacrificar el oído y darle duro a la escritura y lectura (que es lo que yo he hecho).
En cualquier caso, un poco de inglés es mejor que nada de inglés. Prefiero mil veces decir: “Me parece que es algo sobre un perro heroico” a decir “No tengo ni la más remota idea de qué rayos dice ahí. Dog?”

Ok, I’m sold! How can I learn?
La primera opción: institutos. En nuestro país hay bastantes institutos de inglés. El mejor termómetro de la calidad de cada instituto son sus alumnos. Escoge a tres diferentes (mejor si son de diferentes niveles) y pídeles su opinión del instituto y que te traduzcan algo — por ejemplo, la letra de una canción. Tres es un mínimo, recuerda que hay alumnos que aprenden inglés porque quieren hacer vida social o porque Papi y Mami wants them to.

Si el dinero no es problema, ve por el más caro.

Si el dinero es una limitante, entonces ve por el que más se acomode a tu presupuesto.

La segunda opción: clases particulares. A veces suelen ser más caros que un instituto, a veces no — y el nivel de enseñanza varía demasiado. No lo recomiendo mucho, sinceramente. Si quieres ir por esta ruta tienes que asegurarte que la persona que te va a enseñar realmente sabe.

La tercera opción: con un libro, autodidacta. Si no queda otra, adelante con ello.

¿Casado y con hijos?
Oh, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor…

…dales la llave.

Notas
[1] En realidad, mi Mamá no tiene interés en usar el microondas porque excitar partículas con microondas no es una idea, um, excitante de calentar la comida. Hay un je ne se quai que comparto con ella; yo tampoco soy muy fan de usarlo. Ultimamente tiendo a calentar/hervir las cosas con la cocina.

Responses

  1. Me haces recordar el dia que fuimos con Oliver a tu casa, y Juanpa y tu estaban viendo una pelicula, y habian tapado con un papel la parte donde salen los subtitulos…

    Ah, thx por traducirme todos los juegos (hace siglos)…..

Comments are closed.