Sin iPhone y feliz

Han pasado cinco meses desde que estoy sin mi iPhone y, contra todo pronóstico, no tengo intenciones de comprar un reemplazo pronto. No compré el iPod Touch que tenía planeado. Mi celular actual es un Samsung sencillo, esos color negro con rojito.

¿Cómo me va? De hecho, bastante bien.

Comenté previamente que tenía la intención de aplazar la compra para hacer un experimento. He leído de personas que dejaron su smartphone por celulares más sencillos y deseaba probar lo mismo. Ya ha pasado tiempo suficiente para escribir mis observaciones.

En los primeros momentos que estuve sin el iPhone, curiosamente, me sentí liberado. Sentí un alivio del que no era del todo consciente, tenía un peso cuya magnitud ignoraba: la preocupación de que no me robasen o se perdiese mi celular. Era algo a lo que aparentemente me había acostumbrado. Estar libre de ella fue revelador.

Oh, cierto. Antes de seguir, debo dejar en claro que no pretendo liderar el Gran Movimiento Anti-Smartphones, ni estoy proponiendo que todo el mundo deseche sus smartphones por Samsungs negro con rojito, que son la plaga tecnológica del nuevo milenio o algo así. Este es mi caso en particular y mis necesidades particulares. Yo soy Jaime Wong y tú eres tú. No todos, como yo, tienen el interés de desconectarse más de internet y vivir sin 3G. No todos, como yo, les despreocupa estar actualizados todo cuanto ocurre en Facebook o Twitter. No todos, como yo, se organizan mejor con lapicero y papel. No todos, como yo, están dispuestos a estar aburridos a propósito.

Sin embargo, al igual que muchos, tengo necesidades que el iPhone proveía y que he necesitado reemplazar.

Por ejemplo, mi calendario. Es cierto, no tengo una agenda ocupadísima ni impredecible, pero sí suficientes eventos imperdibles que me hacen necesario mantener una agenda/calendario de algún tipo. Al principio me las arreglé con Google Calendar (mi calendario del iPhone estaba sincronizado allí) y mi Circa PDA, pero he terminado migrando a una agenda de papel. WHOA! Ya escribiré más ampliamente al respecto en otro momento.

Una de las aplicaciones que más he usado han sido las Notas. Yep, con su horrible fuente Marker Felt. Algunas personas piensan hablando, yo pienso escribiendo. El reemplazo actual es mi cuaderno Circa, pero debo reconocer que es distinto. En el iPhone tecleaba casi a la misma velocidad con que pienso y podía reordenar mis ideas. En papel me demoro en escribir, lo cual tiene ciertas ventajas (puedo dibujar). Es distinto, pero siento que en el iPhone era mejor. Consecuentemente, no escribo tanto como en el iPhone.

Otro uso crítico de mi iPhone era Momento app, donde llevaba mi diario. Ha sido fácil trasladarlo a la PC, donde igualmente exportaba todo lo que escribía en Momento. Echo de menos la vista del Mes donde podía ver los días que había escrito. Podría hacer un script que genere lo mismo, pero este es el caso donde los detalles visuales hacen una enorme diferencia. Momento era elegante y atractivo de usar. Echo de menos esa experiencia.

Tengo varias canciones que, lastimosamente, solo puedo escuchar en la PC con iTunes, dado que tiene el DRM de iTunes Store. No es tan grave. De hecho, ahora escucho radio en el celular Samsung (Radio Oxígeno, FTW!).

Lo que más me cuesta reemplazar es Instapaper. Sigo usando el servicio web porque es excelente. Mi problema es cómo leer mi cola de pendientes cuando no estoy en la PC. He venido usando DSLibris, un lector de ebooks para el Nintendo DS que puede leer ePubs (que Instapaper genera) o un muy estricto XHTML. Tengo un script a medias para convertir el HTML de Instapaper en XHTML, pero nunca tuve tiempo de acabarlo. Traté de resucitar mi N810 pero se me mueren las baterías. Recién acabo de desempolvar mi viejo Palm IIIx para usarlo con Plucker, como antes. Hay mucho que tengo que hacer a mano para meter el contenido de Instapaper a la Palm, eso significa muchos scripts por escribir. Instapaper era una solución muy elegante.

Finalmente, lo que no he podido reemplazar en absoluto ha sido el podómetro (i.e. para medir los pasos). Mi ejercicio matutino era trotar y el feedback es importantísimo. Al principio terminaba agotado a los pocos minutos, con menos de cien pasos. Antes de averiarse mi iPhone corría ocho minutos sin siquiera sudar, haciendo cerca de mil pasos.
Cuando se malogró mi iPhone seguí haciendo mis ejercicios midiendo el tiempo, pero no era lo mismo. No había un número concreto que midiese mi progreso. Fui perdiendo el interés, llegó el invierno y dejé de hacer ejercicio en las mañanas, parcialmente cubierto con las veces que cargo a Michelle para hacerla dormir. Estoy seguro que si hubiese medido esos pasos, tendría muchos kilómetros acumulados. :)
Comprar un podómetro de verdad no es una opción. Aún no he decidido qué hacer, pero necesito volver a hacer ejercicio y con un feedback motivador.

Esas son las cosas más importantes. No jugaba mucho en el iPhone, para eso tengo el Nintendo DS. Mi iPhone era un obsoleto iPhone 3G (cuando el celular más moderno era el iPhone 4S), así que igual no tenía más aplicaciones o juegos para comprar.

He descartado el plan de comprar un iPod Touch para comprar un iPad Mini. Luego de ver al hijito de mi primo jugar con uno y aprender tantas cosas me convencí de inmediato que sería un beneficio educativo enorme para Michelle. Eso solucionaría el problema de Instapaper de la mejor manera.

Ahora, sobre el podómetro, ¿qué tan ridículo será trotar con un iPad colgando del cuello?

iPhoneless

He tenido la intención de “desconectarme” más del iPhone e internet. Al parecer voy a lograrlo, pero de una manera un tanto más forzada. E inesperada. Hace unos días atrás mi iPhone 3G se cayó al suelo y la pantalla se averió, solo aparece blanco. El resto aparentemente funciona bien, si hago el gesto de desbloqueo, escucho el “click.” Lo conecté a iTunes e hice un backup sin ningún error.

No lamento mucho que se haya malogrado, ya que estaba viejito y andaba pensando reemplazarlo con un iPod touch. Pero todavía no. Quiero aprovechar la oportunidad para andar sin un smartphone por un tiempo, como un experimento.

No pienso pasar un año entero sin un iPhone/iPod touch como Stephen Hackett, simplemente quiero observarme a mí mismo por un período indefinido y hacer cambios positivos en mi rutina. Mantener lo útil, descartar lo innecesario.

Y, de paso, tener material interesante para bloguear, jaja.

RubyMotion: Ruby for iOS →

¡Qué noticia tan emocionante! RubyMotion te permite crear aplicaciones para iOS (iPhone, iPad) usando Ruby. Tienes acceso a todas las APIs, es compilado (el ejecutable es veloz, veloz), hay una REPL alucinante y todo sobre la línea de comandos. Esto es del mismo desarrollador de MacRuby, garantía de un producto sólido.

Por el momento miro de lejos la posibilidad de hacer desarrollos para iOS, pero si algún día me animo, de hecho incluyo en el presupuesto una licencia.

De Momento app a mi Blog

Escribiendo en el iPhone, mientras Thalía está avanzando con un documento. Desperté temprano por un bug inesperado por corregir y ya me quedé despierto. Siento sueño mas no quiero volver a la cama.

He estado escribiendo en Momento app y pensaba que sería más efectivo copiar (o adaptar) mis escritos a mi blog, pero el detalle es que escribo en inglés y mi blog está en español. Entonces escribiremos en spanish para no tener que volver a escribir y repetirme. Guard that time.

Si hubiese escrito la misma cantidad de palabras en mi N810 la batería estaría sufriendo. El iPhone en comparación es más eficiente. Una razón ineludible es que el N810, o cualquier dispositivo con teclado hardware) usa energía adicional para hacer funcionar el teclado, mientras que en el iPhone no hay mucha diferencia en gasto adicional de energía.
Indiscutiblemente, un teclado hardware es siempre agradable, pero una vez que te acostumbras al del iPhone, la velocidad de escritura es suficiente, al menos para mí.

Addendum: Mi plan no funcionó. Momento no tiene opción de exportar una entrada, tuve que enviármela por correo y luego copiarla a WordPress.

Cómo me Mantengo Ordenado

En Breve

  • Una pequeña libreta hecha a mano con un Pilot G-1 0.5.
  • iPhone 3G 8Gb con muchas alarmas y PlainText.
  • Scripts y ficheros de texto en la PC, sincronizados con Dropbox.
  • GNUCash para las finanzas.
  • El Método Gettings Things Done (GTD).
  • La Técnica Pomodoro.

    Empezando el Día

    Para despertarme uso una alarma del iPhone, actualmente puesto a las 7:30am. En ocasiones uso Sleep Cycle. Despertarme temprano es una de mis luchas constantes, así que siempre ando probando cositas y métodos para despertarme a tiempo y aprovechar bien el día.

    A continuación tengo mi devocional, actualmente estudiando la epístola a los Colosenses.

    Luego reviso mi calendario. Uso Google Calendar y el calendario del iPhone (prefiero el List View), ambos sincronizados entre sí, de modo que no se me pierde nada. En el Calendario anoto las cosas que deben hacerse en ese día y nada más. Antes, cuando me encontraba con alguna tarea por hacer, la anotaba arbitrariamente en el calendario, pero eso generaba desconfianza pues llegada la hora sabía que no era importante hacerlo en ese momento y la tarea quedaba sin hacer. Entonces, la regla estricta es: en el Calendario solamente van las cosas que tienen que hacerse en ese día y únicamente en ese día.
    Cuando tengo tareas que debo hacer en un determinado día, pero es muy futuro como para determinar la hora exacta, lo anoto como un evento si hora (All Day), y llegado el día lo agendo apropiadamente.


    Mi Calendario

    Todo lo que voy a hacer en el día está en un fichero @Today.txt que, via Dropbox, está sincronizando en mi PC y mi iPhone (usando PlainText). Me mantengo organizado usando ficheros de texto, pues a pesar que existen excelentes aplicaciones de “To Do,” todos sufren de tener formatos propietarios. Con texto plano, mis entradas son portables, fáciles de editar y sacar backup. El formato es sencillo, cada entrada tiene un guión de prefijo, y cada entrada hecha es marcada con un asterisco. Esto lo coloreo en Vim de modo que queda guapito.


    @Today.txt

    Entonces, reviso mis pendientes según los criterios de GTD y armo mi día allí. Esta es una divergencia del método GTD, ya que supuestamente solo debo revisar cada lista según el Contexto, pero me resulta mejor tener una visión general de lo que tengo que hacer en el día. Es también satisfactorio terminar el día y tener gran parte de los pendientes marcados como hechos.

    La Mini-Libreta

    He probado diversas libretas pero ninguna ha sido de mi agrado. Algunas son muy grandes, otras son muy gruesas, otras tienen el papel muy delgado, etc. Luego de cortar papel, cartulina y un poco de goma, me hice mi libreta ideal — lo suficientemente pequeña y delgada para llevarla a todos lados sin que me incomode. A veces reviso mi bolsillo pensando que se me ha olvidado, pero allí está.


    Mi Mini-Libreta

    En la parte trasera he pegado un cartón grueso (un tríptico viejo de productos Wacom) para que la libreta no se doble al escribir. La principal incomodidad que tengo con una libreta de este tamaño es que mi mano queda suspendida en el aire al escribir. Lo que hago entonces es escribir con la libreta “echada,” dividiendo la hoja en columnas, lo más pegado posible a la izquierda, de modo que mi mano se apoya en la misma libreta.

    Siempre he sido fan de usar mi Palm IIIx y luego mi iPhone como captura de datos, pero hay ocasiones que por estar en una zona peligrosa o solitaria prefiero no sacar mi iPhone. Adicionalmente, mi viejo 3G se tarda mucho en abrir la aplicación, y para ese entonces ya he olvidado lo que quería anotar. ¡Y me ha pasado varias veces! De modo que decidí llevar la mini-libreta como método de captura secundaria. Así nadie va a querer robarle a un tipo una libreta de papel. :)

    Mi Pequeña Libreta

    El iPhone 3G

    Actualmente tengo un viejo iPhone 3G de 8Gb. Este es mi Homescreen:


    Mi Homescreen

    La aplicación donde anoto todo es PlainText que se sincroniza con Dropbox. Para mis otros ficheros y memos, uso la aplicación propia de Dropbox.


    PlainText

    Ya hablé del Calendario. Otra aplicación crucial de mi iPhone son las alarmas. Uso muchas alarmas, una para despertarme, otra todos los Jueves para actualizar la Cartelera de Cine, otras para no olvidar pedidos, etc. Las alarmas me han servido para establecer hábitos, como el de chequear mi Calendario todas las mañanas. Cuando vi que lo estaba haciendo regularmente sin ayuda de la alarma finalmente lo desactivé.

    La PC

    Mi editor de texto es Vim. Allí mantengo mis ficheros de texto y varios scripts que me ayudan a mantenerme disciplinado. Siempre tengo una instancia de Vim abierta con mi @Today.txt y @Waiting For.txt, donde llevo la lista de cosas que están en espera (porque alguien más tiene que hacerlo, responderme, volver de viaje, etc).

    Via cron, cinco veces al día se ejecuta un script llamado “personal-ceo” que abre Vim con los siguientes ficheros de texto:

    • daily.txt – Un fichero de texto que lista las cosas que debo hacer todos los días. Allí las marco agrupadas por mes. De este modo tengo una referencia visual de mi progreso. El feedback es poderoso e inmediato.
    • weekly-list.txt – Similar a Daily, pero agrupado por semanas. Para saber en qué semana estoy, uso un pequeño script de Ruby.
    • monthly-list.txt – Idem, por meses. Este lleva la cuenta de mi progreso según mis Metas del Año.
    • 2011.txt – Incluyo también mi lista de Metas del Año (2011, en este caso), para tener un recordatorio de lo que quiero lograr. En Julio reviso mis Metas para asegurarme que voy por buen camino o que hay que realizar algún ajuste, pues en el transcurso del año hay imprevistos que uno no puede preveer.


    daily.txt

    La idea es que mientras trabajo en la PC, se abre ejecuta este script y me recuerda las cosas que debo hacer y así me mantengo siempre ordenado, enfocado y en piloto automático. Es como mi asistente personal que me interrumpe y me dice, “Hey, ¿ya has hecho esto?”

    Usando Zenity me muestro algunos recordatorios cuando estoy sentado en la computadora. Dos, para ser exactos: “Gnucash. Now.” a las 10pm para recordarme de actualizar mis finanzas en GNUcash y, a las 12am, “Vete a dormir, oe.” :)

    Para ponerme a trabajar uso la Técnica Pomodoro, usando Tomighty como temporizador. En cada descanso doy un par de vueltas para combatir el sedentarismo o me pongo a dibujar.

    Las Copias de Seguridad

    • Crimson: Mi netbook y principal máquina de trabajo, con Ubuntu. A las cuatro de la mañana tengo un cron que hace backups automáticos a Strongspace usando rsync y expect. Un script saca también backups de mi MySQL. Adicionalmente, Dropbox mantiene una copia de varios de mis ficheros de texto con que me organizo o mantengo mis listas.
    • Ocelot: Mi PC de escritorio con Windows XP Professional. A las tres de la mañana un rsync agendado saca backup de mis particiones a un disco duro de 500Gb.

    Como toda la información crucial está en Crimson, los backups más importantes se van a Strongspace. En Ocelot lo más importante es toda la música que he comprado y mis apps de iTunes. Aún no me he tomado el tiempo de incluir eso como backup a Strongspace.

    Las Finanzas

    Solía usar Expenses Mobile en mi iPhone para llevar mis ingresos y gastos, pero ahora uso mi mini-libreta. Al final del día copio todo a GNUCash.

    Tengo un fichero en OpenOffice Calc en el que llevo un gráfico de mis ingresos, egresos y mi balance, para tener una buena idea de cómo voy. Esta hoja la actualizo el día cinco de cada mes.

    Los Problemas

    Siempre que viajo o hay un cambio que interrumpe mi rutina (e.g. huéspedes en la casa) empiezo a desordenarme. El estar lejos de la PC y mi script personal-ceo y mis recordatorios hacen que descuide anotar mis gastos y por inercia dejo de hacerlo por varios días. Finalmente me veo forzado a tener que anotar el dinero que no cuadra como un gasto “Adjustment,” lo cual detesto. Del mismo modo me pasa con mi horario de despertar, mi devocional, etc. Mientras mi ubicación y rutina permanezca estable, todo va bien.

    La ventaja de estar organizado así es que fácilmente puedo regresar a mi rutina y al orden, pues ya todo está pensado y establecido de antemano.

    Hay cosas importantes que aún no logro establecer como hábito; uno es el de hacer el Weekly Review, una revisión semanal de todo lo pendiente. Hay cosas que se me escapan y luego me causan problemas. Lo peor es que casi siempre tienen que ver con un acuerdo con otras personas, de modo que causo la impresión de desordenado o impuntual. Esto es lo segundo: sucede que estoy en una conversación con alguien, acordamos algo y seguimos conversando. Es allí cuando se me olvida anotarlo en mi mini-libreta o ponerlo en mi calendario y entonces se me va. Son dos cosas muy cruciales que necesito mejorar pues dañan mucho mi imagen.

  • Duncan Wilcox y la interface Touch

    Touch Content Creation:

    To a novice user, aiming at something on screen with a mouse is like trying to ring a doorbell using a broomstick.

    […]

    To sum it up, a first level of indirection is removed by touching objects on screen: you directly touch and manipulate information you want to act upon.

    Una de las dificultades que mi Papá tiene con la computadora es el mouse. Duncan Wilcox menciona la descoordinación visual que hay entre el mouse y la pantalla, a lo que nosotros nos adaptamos. Mi Papá es terriblemente malo con el mouse. No es la mejor interface, pero eventualmente funciona.

    Por otro lado, mi Papá encuentra mi iPhone fascinante. Usar los dedos y mover las cosas en la pantalla le es natural. Cuando leyó acerca del iPad en el periódico me preguntó si era como mi iPhone.

    Le contesté que sí y su reacción fue, “esa es la computadora que he estado esperando.”

    SdA de Bolsillo

    He movido y quitado un par de cositas para que mi blog se vea más mejor y menos peor en un iPhone.

    Relacionadamente, esperé pacientemente a que descargue el simulador del Blackberry, esperé pacientemente a que éste se inicialize lentamente y se me acabó el esperar y la paciencia cuando descubrí que tenía que bajar e instalar otro software adicional para hacer funcionar el browser. Me complican la vida. Paso.