Daily Drawings de pencilbutter

Se me ocurrió buscar “daily drawings” en Youtube para ver si alguien estaba llevando a cabo algún proyecto de dibujar a diario. Encontré algunos intentos inconclusos pero encontré a pencilbutter quien ha publicado justo ayer su video número 11. So great!



Genial, ¿verdad? Sus dibujos anteriores están en su blog.

Ya me dieron ganas de intentar lo mismo…

Hasta luego, Circa PDA

Michelle estuvo jugando con mi Circa PDA y se extravió uno de los discos. Esta es la segunda vez que pierdo un disco y ya le había quitado uno a mi cuaderno. Por el momento no tengo la oportunidad ni el presupuesto para comprar discos de repuesto. En conclusión, hasta luego, Circa PDA.

Lo que me gustaba del Circa PDA era lo elegante que se veía, que podía abrir por completo la libreta y voltear las hojas del todo. Obviamente, la mayor ventaja era ser capaz de agregar, quitar y cambiar de lugar las hojas con el sistema de discos Circa, aunque en estos últimos días que Michelle descubrió dónde lo llevaba, mi libreta ha terminado desarmada y deshojada varias veces. Reordenarlo no es problema porque tengo la costumbre de numerar las hojas, pero era tedioso, sin mencionar el hecho que algunas hojas terminaban arrugadas por sus manitos.

Hablando de numeración, todas las hojas numeradas hacen un total de 329 páginas. Hay otras adicionales sin numerar, que deben ser unas veinte. Todas las he archivado para la posteridad.

En total he usado mi Circa PDA desde el 20 de Noviembre del 2012 hasta el 1ro de de Octubre del 2014.

Me gusta leer las hojas archivadas porque me encuentro con ideas interesantes, dibujos que los veía feos y ahora pienso que no están tan mal, puntajes de juegos en la Reunión de Jóvenes de la iglesia y anotaciones que traen memorias. Me gusta pensar escribiendo, algo que hacía bastante en el Notepad del iPhone. Volver a leer estas hojitas siempre es una experiencia.

He tomado de buen humor la pérdida del disco pues es una excusa para buscar otra libreta. Oh, no se imaginan. Ya me veo deleitándome buscando cuadernos, sistemas de productividad en decenas de blogs, Google Images, Flickr y Pinterest. En parte sí estoy un poco frustrado porque esto era un problema resuelto y necesito volver a tomarme el tiempo de buscar y probar. Con lo indeciso y perfeccionista que soy eso significa que el proceso va a durar varios días con el respectivo decaimiento de productividad.

Pencil Does Not Fade →

A cursory search on the internet shows most people stating as fact, “Writing in pencil will fade over time.” Rather than trust the opinion of some random dude on Yahoo Answers who hasn’t even read an article on the subject, I thought I would ask some people who could give me better direction. So I contacted the National Archives. They were happy to answer my questions quickly and provide helpful references. After a few email exchanges with people who spend their time in historic documents, here is the bottom line for those wondering if writing in pencil will fade.

Mi cuaderno Levenger Circa

Durante un buen tiempo mi cuaderno fue un pioner (three-ring binder) tamaño A5. Me gustaba la versatilidad de sacar e intercambiar hojas. Mi hermano mayor los había usado para la universidad y yo pasé a heredarlos. Lo usaba para organizarme, tomar notas en la iglesia, en el trabajo y, por supuesto, para dibujar.

Mamá tenía varios paquetes de hojas cuadriculadas de repuesto de la marca Atlas. Pronto las hojas de repuesto empezaron a terminarse y Mamá consiguió que me recorten y perforen hojas de repuesto en una imprenta — una cantidad gigantesca. Ya han pasado varios años y todavía me quedan muchas hojas en la caja. Me cortaron y perforaron hojas cuadriculadas, bond blanco y bond de colores. No estoy seguro de qué tamaño son, pero no son A5, probablemente sean la mitad de hojas tamaño Carta. Es un misterio.
Tiempo después en una librería encontré un perforador marca Artesco que perforaba hasta cuatro huecos y era ajustable. Lo fijé al tamaño exacto de mi binder y me encantó la idea de poder perforar cualquier documento o papel para agregarlo a mi cuaderno.

Me gustaba personalizar mi binder, imprimiendo imágenes de la web como portadas, usando hojas de colores y Post-Its como etiquetas para dividir mi cuaderno en secciones (To-Dos, Proyectos Personales, Música, Braindumps, etc). Me hice plantillas que imprimía en las hojas, tomando algunas del DIY Planner. Perforé un sobre para usarlo de bolsillo, y de paso un bolsillo de CD (que jamás usé). Entré en la fiebre de la productividad en papel.

Pero el binder tenía sus desventajas. Debido al tamaño de los aros, es grueso, voluminoso e incómodo de transportar. Abrir los aros para cambiar las hojas también era un poco fastidioso, pues hay que hacer fuerza. Era un poco ruidoso abrirlo en una prédica de la iglesia. No podía escribir cómodamente hasta el borde en las hojas de la izquierda porque me lo impedían los aros. Las hojas se rompían con algún movimiento brusco y tenía que reforzar los huecos. A pesar de todos estos inconvenientes valía la pena usar el binder por la facilidad de sacar y meter hojas.

En algún site de productividad conocí el sistema de Levenger Circa. Su sistema de encuadernación consiste en discos de plástico y un tipo especial de perforación en las hojas. El concepto se llama “Disc Binding” y es muy similar al binder, excepto que no tiene aros de metal difíciles de abrir ni tampoco es voluminoso. Al igual que un cuaderno de espiral, las hojas pueden dar la vuelta completa. Es, en otras palabras, la solución perfecta a lo que estaba buscando.

Debido a que los cuadernos y hojas de Levenger son caros y no disponibles aquí en Perú, no eran una opción que consideraba seriamente. Traté de hacerme mi propio cuaderno usando aros de llaveros. El resultado fue desastrozo, haha (y terminaron doliéndome los dedos). Con frecuencia volvía al sitio web de Levenger admirando sus productos y copiando algunas de sus hojas como plantillas para mi binder. A pesar de ver las fotos y videos aún no estaba seguro de entender bien el binding.
En una increíble coincidencia, ordenando mis cosas encontré un papel que Mike (un muy querido hermano en Cristo de Estados Unidos) me había entregado en el Campamento de Niños y me sorprendí al ver que ¡era una hoja perforada Circa! Le mandé un mail a Mike para preguntarle cómo era el sistema, pero no me contestó.

Al no tener respuesta y no aguantarme, pregunté en Ask Metafilter si el sistema era tan solamente en los discos, la perforación y nada más; o si había alguna pieza que mantuviese el cuaderno unido (ya que mi encuadernación con aros resultó eclenque) y que de repente yo no distinguía en las fotos. En resumen: si me compraba los discos y el perforador, ¿podía hacerme mi propio cuaderno Circa?

Las respuestas fueron que sí, los discos y la perforación lo eran todo. Entonces otro Mefite me hizo una sugerencia decisiva: Levenger Circa vende un “Circa Simply Irresistible Sampling Kit,” un paquete con varias hojas de muestra, discos y cubiertas para armar un cuaderno grande que costaba $40, y también — y este es el detalle clave — una Tarjeta de Regalo por $40.

“Podrías ordenar eso, esperar que llegue y usar los $40 para comprar el perforador.”

¡Qué buena idea!

El perforador costaba algo de $72 (yep, caro, es una pieza de lujo, excelentemente construida, de metal, tan pesada que podría usarla como arma). Le volví a escribir a Mike, preguntándole si podría comprar el Sampling Kit y luego el perforador con la Tarjeta de Regalo; yo se lo pagaría todo después. Entonces Mike me contestó que no me preocupe, que me lo compraría todo como gesto de agradecimiento. ¡OH, WOW! ¡Qué genial, qué genial! ¡Creo que nunca podré terminar de agradecérselo!

Tras una espera de varios meses, mi cuaderno Circa llegó. Mi Sampling Kit llegó distinto al listado en el website de Levenger, pero ya estaba avisado que, debido a stock, ellos estaban en la libertad de sustituir muestras para agilizar la entrega de los Kits.

Un detalle importante para el “funcionamiento” adecuado del cuaderno es que las hojas de Levenger son gruesas (90 gsm). Probé usar las hojas cuadriculadas de respuesto de mi binder, pero el papel era muy delgado y se rompían fácilmente con la perforación. Las hojas se trababan, se rompían y no se podía usar. Probé perforar hojas bond (también repuestos perforados para mi binder) que eran más gruesas y funcionaron mucho mejor. Pensé en comprar papel más grueso, pero resistí ese impulso porque me pareció un desperdicio no usar las hojas de repuesto de mi binder, de las cuales tenía (y sigo teniendo) un montón por usar.

Suficientes palabras, ¡queremos las fotos!

Me gusta probar distintos tipos de papeles. En la foto anterior arranqué las hojas de una vieja agenda y la recorté al tamaño adecuado.

En el trabajo de Thalía compraron un papel grueso para envolver obsequios. Thalía me guardó algunos sobrantes sabiendo que me gustaría usarlos para dibujar. Los usé para dibujar mi Journal Comic.

En la lista de compras futuras tengo más discos para que Thalía tenga su propio cuaderno y para tener uno de archivo con las hojas que ya no caben en mi cuaderno actual.

Soy un muy feliz dueño y fan de Levenger Circa. Altamente recomendado.

72 Hojas. 148 Páginas. Wow.

Luego de dibujar regularmente mi Journal Comic en mi sketchbook de papel kraft, he llegado al final del sketchbook. He dibujado un aproximado de 148 páginas (72 hojas). Digo “aproximado” pues hay algunas páginas que tienen otros dibujos o anotaciones que no son de mi Journal Comic.

La primera entrada tiene fecha de Enero 3, 2011 y la última ha sido el Diciembre 2, 2011 — he estado dibujando casi todo el año. El principio de Febrero no dibujé mucho, pero luego del Campamento de Niños empecé a dibujar más seguidamente.

Me cuesta creer que he dibujado toda esta cantidad de hojas. Es todo un hito porque es una muestra visible y palpable de disciplina. Es sorprendente lo que una cosa pequeña al día puede llegar a hacer.

Si quieren echarle un ojo a estos dibujos pueden leerlos desde aquí, donde empecé a publicarlos desde Octubre.