Sueños de Azul por Jaime G. Wong
Tregua de Navidad

Durante la Primera Guerra Mundial, en el invierno de 1914, en los campos de batalla de Flanders, uno de los eventos más inusuales de toda la historia humana tuvo lugar. Los Alemanes estaban en una batalla fiera contra los Británicos y Franceses. Ambos lados estaban enterrados en trincheras de seis a ocho pies de profundidad que parecían extenderse interminablemente.

De repente, las tropas Alemanas empezaron a colocar pequeños árboles de navidad, iluminados con velas, fuera de sus trincheras. Entonces, empezaron a cantar canciones. Cruzando el camino, en la “tierra de nadie” que había entre ellos, vinieron canciones de los Británicos y los Franceses. Increíblemente, muchos de los Alemanes, que habían trabajando en Inglaterra antes de la guerra, eran capaces de hablar un buen Inglés para proponer una tregua de Navidad.

Las tropas Británicas y Francesas, a lo largo de las millas de trinchera, aceptaron. En algunos lugares, tropas aliadas dispararon a los Alemanes mientras trepaban fuera de sus trincheras. Pero los Alemanes fueron persistentes y la Navidad fue celebrada aún bajo la amenaza de muerte.

De acuerdo a Stanley Weintraub, que escribió sobre este evento en su libro, Silent Night, “letreros se alzaron desde las trincheras en variedades de formas. Estaban usualmente en Inglés, o — de los Alemanes — en un incorrecto Inglés. Los Alemanes asumieron que el otro lado no entendrían las letras tradicionales góticas y que pocos Ingleses entenderían Alemán hablado. “YOU NO FIGHT, WE NO FIGHT” fue el mensaje Alemán más frecuentemente empleado. Algunas unidades Británicas improvisaron pancartas de “MERRY CHRISTMAS” y esperaron una respuesta. Más carteles de ambos lados empezaron a salir.”

Resultó en una tregua espontánea. Los soldados dejaron sus trincheras, encontrándose en la mitad para estrechar manos. La primera orden fue de enterrar a los muertos que previamente habían sido inalcanzables debido al conflicto. Entonces, empezaron a intercambiar obsequios. Pastel de chocolate, cognac, postales, periódicos, tabaco. En algunos lugares, entre las trincheras, los soldados intercambiaron rifles por pelotas de fútbol y empezaron a jugar juegos.

No duró para siempre. De hecho, a algunos generales no les gustó esto y mandaron a sus tropas a volver a disparar. Después de todo, estaban en una guerra. Los soldados empezaron a disparar. Pero lo hicieron hacia las estrellas en los cielos en lugar del ejército enemigo al otro lado del campo.

Por unos preciosos momentos hubo paz en la tierra y buena voluntad entre estos hombres. Todo debido al enfoque en Navidad. Sucede todo el tiempo. Hay algo en la Navidad que cambia a las personas. Sucedió hace 2,000 años en una pequeña ciudad llamada Belén. Está sucediendo otra vez durante todos los años del tiempo.

Esta semana, Dios mediante, sucederá de nuevo.

Link: www.snopes.com/holidays/christmas/truce.asp




« Bienvenido, 2010   Inicio Seguir Adelante »

Un comentario

#1 FCR

Es increíble lo que puede lograr la navidad, pero sus efectos nunca duran lo suficiente.






jgwong © 2002-2017 Jaime G. Wong Chacaltana

Todo el contenido original escrito en este blog está protegido
por una licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial 2.5.
Los comentarios son propiedad y responsabilidad de cada autor.